Sobre el pH de la piel

Tener un rostro saludable y delicado proporciona una impresión agradable de la persona que lo exhibe. Sin embargo, en ocasiones, para poder obtener estos resultados decidimos someternos a procesos complicados y excesivos, que causan un daño mayor. Para obtener una piel más saludable, joven y hermosa es importante conocer nuestra piel y los cambios que esta sufre con el paso de los años y los malos hábitos.

 

La edad, los productos cosméticos, el cansancio, la exposición al medio… Todo esto puede desequilibrar la piel generando diversas alteraciones como: sequedad, demasiado sebo, irritaciones, granos, etc. La piel necesita un equilibrio entre agua y lípidos, y ambos elementos son necesarios para el buen funcionamiento de la misma.

 

Después de los 30 años, el envejecimiento y los factores externos señalados desencadenan procesos degenerativos que alteran este equilibrio y la piel comienza a perder su capacidad de defensa natural, lo que se traduce en el desbalance y en la acentuación del paso del tiempo en la misma.

 

Para mejorar el odiable equilibrio de la piel es recomendable cuidar su elasticidad, protegerla del sol, mantener una buena higiene, además de utilizar maquillajes y cosméticos dermatológicos que aporten vitalidad y ayuden a restablecer sus funciones. Para esto es necesario seguir una rutina de belleza que la proteja de las agresiones externas y le aporte hidratación. Lo primordial es utilizar un proceso adecuado de limpieza con productos suaves que permitan remover las impurezas y toxinas acumuladas.

 

Desde PBSerum os proponemos regular los brotes de piel desequilibrada con tendencia acneica con PBSerum Daily Oily Skin; un limpiador y regulador de la piel, que elimina la grasa superficial, reduce la aparición de granos y durezas, así como revitaliza la piel.

 

 

 

 

PBSerum | 02/07/2020

Déjenos un comentario

  • Nombre*

    Correo electrónico*

    Comentario*