Alteraciones producidas por los radicales libres

ALTERACIONES PRODUCIDAS POR LOS RADICALES LIBRES

¿Qué son los radicales libres?

Los radicales libres son moléculas que producen alteraciones en algunos componentes de las células, pudiendo deteriorarlas. Están vinculados con diferentes procesos, pero tienen especial incidencia en el envejecimiento celular.

Efectos de los radicales libres en el envejecimiento de la piel

La piel es uno de los sistemas del organismo donde más se observan los efectos del envejecimiento. Cuando la piel envejece, su capa externa llamada epidermis se afina, pierde elasticidad, y se deteriora la capacidad de recuperación frente a agresiones diversas. Estos daños se intensifican cuanto mayor sea la exposición solar. Una piel envejecida tiene un aspecto arrugado, opaco, deshidratado, quebradizo y en ocasiones pueden aparecer manchas.
El envejecimiento de la piel puede verse acelerado por la influencia de diferentes factores y se agrava si la piel se expone por periodos prolongados al sol, porque la exposición a los rayos Ultravioletas inducen la producción de radicales libres.

Una de las causas de envejecimiento que mejor se conocen es la oxidación de los tejidos.
Es algo similar a lo que le ocurre a la manzana cuando se pela y deja a la intemperie, o a un objeto de hierro expuesto al aire y la humedad: el cambio de color se debe a la oxidación. En nuestro organismo, también ocurren reacciones similares, los agentes que las producen son los radicales libres.

Nuestro organismo tiene un sistema interno de producción de sustancias antioxidantes que tienen la capacidad de neutralizar los radicales libres.
El metabolismo normal de los nutrientes produce de forma continua una cierta cantidad de radicales libres. Incluso, a veces el organismo los utiliza en su lucha contra bacterias y virus. Pero los antioxidantes internos evitan que estas sustancias nos oxiden y envejezcamos prematuramente.

El estrés oxidativo se produce cuando la exposición a los radicales libres  es mayor que lo que nuestras enzimas antioxidantes son capaces de neutralizar, y a la vez el consumo de antioxidantes en la alimentación es insuficiente para compensar ese desequilibrio. Esta situación, mantenida en el tiempo, puede acelerar el envejecimiento y crear un terreno propicio al desarrollo de enfermedades degenerativas.
Además de los radicales libres de producción interna, están los externos: productos químicos presentes en el aire, el agua y los alimentos, humos, exposición a los rayos ultravioleta, etc. Actualmente, la exposición de los humanos a los RL es mayor que nunca, debido al mayor grado de contaminación. Por eso es tan importante contar con fuentes externas de antioxidantes, que nos ayuden a conseguir ese equilibrio.

Cómo reducir la generación de radicales libres y prevenir el envejecimiento maduro de la piel

-         Protección ante el sol.

-         Recuperación y renovación de la piel después largos períodos de exposición.

-          No fumar en lugares cerrados y ventilar correctamente los ambientes para que queden libres de humo.

-          Seca y nutre tu piel correctamente.

-          Moderación con el ejercicio. Realizar actividad física es positivo para el organismo pero en exceso puede generar efectos poco saludables e incrementar la producción de radicales libres.

-          Alimentación saludable: frutas y verduras que contengan elementos antirradicales: zanahoria, tomate, espinaca, naranja, kiwi y brócoli. Los cereales integrales también cuentan con propiedades antirradicales.

Mikel García | 16/07/2019

Déjenos un comentario

  • Nombre*

    Correo electrónico*

    Comentario*