En verano aumentan las temperaturas…y ¿la retención de líquidos?

Con el constante aumento de temperaturas en verano, y las comidas a deshoras y abundantes es normal que nuestro cuerpo sufra algunos efectos negativos como es el caso de hinchazón en las piernas, tobillos y pies. Esto se debe a que como nuestro cuerpo tiene que perder ese exceso de calor para regular el metabolismo, los vasos sanguíneos se dilatan, sus paredes pierden elasticidad, se produce una mayor lentitud y peor circulación de la sangre, por ello se genera la retención de líquidos.

Es muy frecuente confundir la retención de líquidos con el aumento de peso, que se agudiza en verano debido al calor. La retención de líquidos afecta especialmente a las mujeres.

Entre los factores que causan la retención se encuentran:

  • -Trastornos circulatorios
  • -Ingesta de algunas medicinas
  • -Dietas poco equilibradas y desorganizadas
  • -Ritmo de vida pasivo y sedentarismo
  • -El estrés y los nervios
  • -Exceso de sal en la alimentación
  • -Consumo abusivo de alcohol

Otro factor que influye en la retención de líquidos es la deshidratación. Nuestro organismo necesita unos niveles de hidratación correctos para poder eliminar el excedente de líquido, de otra manera este equilibrio no puede mantenerse y por ello se acumula el líquido en nuestros tejidos, dando lugar a la retención de líquidos.

En verano, debido a las altas temperaturas solemos generar mayor sudoración y por lo tanto perdemos líquido en nuestro cuerpo, el cual debemos recuperar para no deshidratarnos fácilmente.

Además de la importancia de mantenernos hidratados en esta temporada, hay otros elementos de nuestra rutina diaria y alimentación esenciales para evitar y eliminar por completo la retención de líquidos en nuestro cuerpo. Por ello te damos estos consejos para que no haya ninguna excusa de estar hinchado en verano:

  • -Recuerda que la alimentación es el 70% de los resultados de un cuerpo saludable, por lo tanto, come saludable, preferiblemente incluyendo en tu dieta frutas, vegetales, fibra y grasas buenas como el aceite de oliva y frutos secos. Evita la fritura, comida procesada, espacialmente el consumo excesivo de sal, así como las bebidas alcohólicas, gaseosas y el tabaco.
  • -Hidrátate. Bebe al menos 1,5 litros de agua al día.
  • -El agua fría en la ducha es mágica puesto que ayuda a que la circulación se active en las zonas donde se acumula la grasa. Así que intenta aunque sea unos minutos ¡bañarte con agua fría todos los días!
  • -Camina 30 minutos al día, monta bicicleta o practica cualquier ejercicio que te guste, puesto que además de ayudarte a mejorar la circulación, mantendrán tu corazón activo y sano.
  • -No se recomienda permanecer durante mucho tiempo sentadas, si por razones de trabajo debes hacerlo, puedes pararte una vez cada hora para estirar las piernas andando un poco por la oficina.
  • -Utiliza cremas para hidratantes en todo tu cuerpo. Preferiblemente todas las noches antes de dormirte para que sus efectos se activen durante toda la noche. Te recomendamos el Draining Power de PBSerum, compuesto por la enzima hialuronidasa.

La hialuronidasa, es una proteína la cual degrada el ácido hialuronico (sustancia que aporta líquido) de nuestro cuerpo, por lo tanto, al reducir el exceso de líquido en los tejidos conseguimos un efecto drenante para eliminar la retención de líquidos.

PBSerum | 24/08/2019

Déjenos un comentario

  • Nombre*

    Correo electrónico*

    Comentario*